Grupo Rey Blog image
Mujer pisando los 40

¡Ya cumplí 40 años! Y ahora, ¿qué?

Body

A partir de los 40 años, notarás nuevos cambios en tu cuerpo. Pero no te preocupes, existen soluciones. Lo más importante es que tengamos una alimentación variada y una buena hidratación, necesarias para un buen funcionamiento del organismo. Los siguientes alimentos te brindarán muchos beneficios, como un mejor control de tu peso, el aumento de la masa muscular y una defensa potente contra diferentes enfermedades.

Para el sistema cardiovascular:

La avena:

La avena es una excelente opción en nuestros desayunos, ya que contiene fibra soluble, la cual ayuda a mejorar los niveles de colesterol. La gran saciedad que produce mejora el control de la ingesta de alimentos. Sus betaglucanos, lipoproteínas y antioxidantes evitan la acumulación de placas en las paredes arteriales, protegiendo de esta forma contra la alta presión arterial.

Los frutos secos:

Al igual que las almendras y las nueces, los frutos secos poseen grandes beneficios para el sistema cardiovascular. Son ricos en omaga 3, un ácido graso que contribuye a prevenir enfermedades coronarias y accidentes cerebrovasculares, reduciendo los niveles de colesterol y triglicéridos. Los frutos secos deben ser consumidos con moderación, ya que son ricos en calorías y, si se consumen en exceso, pueden contribuir a que subamos de peso. 

Para el sistema cardiovascular y el aumento de la densidad ósea:

La soya:

Gracias a su alto contenido de isoflavonoides, las propiedades de la soya se relacionan con la reducción del colesterol y el aumento de la densidad ósea (especialmente necesaria en las mujeres posmenopáusicas). Se aconseja consumir soya dos o tres veces por semana, aunque se debe consultar con un nutricionista idóneo para controlar la cantidad individual, ya que, en exceso, este alimento puede influir en los niveles hormonales. Algunos medicamentos también pueden reducir su efectividad.

 

Para el sistema cardiovascular, anticancerígeno y para la salud intestinal:

Frutas y vegetales:

Puesto que estos alimentos son una rica fuente de antioxidantes, ofrecen una gran protección contra la formación de las células cancerígenas y ayudan a controlar la presión arterial. Diversos estudios han demostrado su efectividad en enfermedades cardiovasculares y distintos tipos de cáncer. Además, contienen mucha fibra, la cual ayuda a mantener una excelente salud intestinal. Y lo mejor de todo es que son bajos en calorías y ricos en nutrientes.  

Anticancerígeno, para nutrir el cerebro y controlar el peso:

El pescado:

Las grandes cantidades de omega 3 contenidas en el pescado son esenciales para prevenir ataques cerebrovasculares. Acompáñalos con una ensalada de vegetales frescos (repletos de antioxidantes) a fin de ayudar en la lucha contra la formación de células cancerosas y como preventivo de la arteriosclerosis. El pescado es un alimento bajo en grasa y rico en proteínas. Controla el peso y permite mantener en mejores condiciones la masa muscular.